¿Cómo empaquetar tu envío? Guía de embalaje

Recordando qué, a la hora de transportar nuestros artículos en una empresa de mensajería la manipulación del producto es inevitable, un correcto embalaje será nuestro mejor aliado para asegurarnos de que nuestro paquete llegará a su destino sano y salvo.

Con nuestro envío bien embalado nos cuidamos de una mala experiencia como podría ser que llegue a su destino roto, sucio o en mal estado.

Por esta razón nunca está de más conocer en qué consiste un embalaje, cuales son los mejores materiales para embalar y aquellos elementos que debemos tener en cuenta para un embalaje óptimo.

Cómo empaquetar tu envío Guía de embalaje

¿En qué consiste el embalaje?

El embalaje es un recipiente o envoltura que contiene uno o más productos de manera temporal.

Este tiene el objetivo de agrupar y proteger dichos productos cuando son manipulados, transportados y almacenados.

Gracias a un embalaje óptimo podemos preservar la calidad de la mercancía a enviar y a la vez se mantiene a salvo en todas aquellas operaciones en la que se ve envuelta.

Funciones del embalaje

Basado en lo anterior podemos afirmar que el embalaje tiene las siguientes funciones:
  • Protección de los productos: mientras dura el transporte y almacenaje del paquete.
  • Identificación: facilita información sobre las características del producto y la forma de manipularlo, reduciendo así el deterioro o pérdida del mismo.
  • Manipulación de la carga: facilita el conteo, la distribución y el transporte de los paquetes.

Diferencias entre el embalaje y el envase

Cuando adquirimos un artículo o producto es usual que este venga en su envase y podríamos preguntarnos:

¿Acaso no es suficiente el envase donde viene para enviarlo al lugar de destino que se desea?

Antes de dar respuesta a la pregunta planteada, vale la pena que diferenciemos entre envase y embalaje.

  • El embalaje:

Como ya lo establecimos, el embalaje trata sobre el procedimiento para preparar la carga de la manera más segura en el transporte o almacenamiento.

Está especialmente orientado hacia la logística y protección.

  • El envase:

El envase a pesar de que también protege al producto, está especialmente orientado a la presentación comercial de la mercancía

Las empresas usan el envase a disposición del producto para la venta y el marketing.

Entonces, respondiendo a la pregunta planteada, el envase no garantiza lo que nuestro producto llegue sin ningún problema a su destino, siempre será imprescindible embalarlo.

La función del embalaje es tan prioritaria y de vital importancia que podemos, incluso, establecer tres niveles de embalaje:

Niveles de embalaje

  • Primario: El empaque primario es el que está en contacto directo con el producto, puede ser rígido como cajas, botellas, frascos, blísteres, o flexible como bolsas, sachets, pouches y sobres.
  • Secundario: es el que contiene uno o varios empaques primarios, suelen ser cajas de diversos materiales envasa cajas de cartón ondulado de diversos modelos y muy resistentes.
  • Terciario: es el que agrupa y unifica a los anteriores en un contenedor para protegerlos durante el proceso de distribución, está destinado a soportar grandes cantidades de embalajes secundarios, a fin de que estos no se dañen o deterioren en el proceso de transporte y almacenamiento entre la fábrica y el consumidor final.

Elementos complementarios para lograr un embalaje óptimo

Una vez que hemos decidido embalar un objeto ya sea en una caja de cartón, un contenedor, caja postal u otro formato, debemos tener en cuenta otros aspectos como:

Cierre de paquetes

Si no podemos cerrar nuestros paquetes de manera correcta el embalaje pierde toda su efectividad.

Por eso es de suma importancia tener un sistema que nos permita sellar dichos paquetes, sean de embalaje primario secundario o terciario.

A continuación te explicamos cómo cerrar o sellar los paquetes dependiendo el nivel de embalaje:

  • Empaque primario: podemos utilizar las cintas adhesivas, grapado industrial, pegatinas y colas, brizas o abrazaderas o fleje.
  • Embalaje secundario: en este caso es conveniente el uso de cintas adhesivas o precintos de colores reforzados con al menos 5 cm de ancho, dado que un accesorio de menor resistencia se fracturará con facilidad como sería en el caso de las grapas o las pegatinas.
  • Embalaje terciario: se hace necesario el uso de film cubre palets o film estiradle con alta resistencia al rasgado y con capacidad de enrollar estos formatos. Del mismo modo, es importante el uso de las cantoneras, que evitan los golpes, o los separadores de cartón que mantienen más sujeta la carga.

Relleno y protección de los embalajes

Utilizar un material de seguridad correcto en los embalajes primarios y secundarios posibilita que los envíos lleguen en perfectas condiciones a sus destinatarios.

De esta forma podemos resguardar un plato en papel burbuja y añadir luego el embalaje primario, o incluir una protección como chips en un formato secundario, como sería una caja, para preservar los objetos de su interior.

La opción es amplia entre espumas, chips de relleno, bolsas de aire, sobres acolchados.

Etiquetado de los paquetes

Es un elemento necesario, sobre todo para la categoría secundaria y terciaria, porque proporciona información acerca de cómo manipular el envío.

Existen más de 50 referencias de etiquetado según las necesidades del embalaje y porte como:

  • producto frágil;
  • material peligroso; o
  • indicadores de posición o vuelco;

Estas no solo identifican la marca de una empresa si no que, también, registran los códigos de lote, fechas de caducidad, códigos de barras o incluso información nutricional.

Tipos de materiales para embalaje

Dependiendo a las necesidades de cada objeto podemos disponer de distintos materiales para elegir el embalaje correcto, veámoslo en detalle:

Embalaje de papel

Estos se suelen usar como cubierta dentro de otros envoltorios como cajas de cartón, bolsas o botes.

Ofrece al producto una protección sobre elementos externos como luz, polvo, manchas o parte de la humedad del ambiente.

Algunos buenos ejemplos pueden ser los sobres, bolsas o el propio papel kraft.

Embalaje de cartón

conocido como el embalaje por excelencia gracias a su gran capacidad técnica y precio.

Su principal formato es la conocida caja de cartón. Se trata de una protección muy útil porque es adaptable en términos de tamaño y forma.

Existen otros modelos de embalajes de cartón que se adaptan a determinadas características de los objetos como pueden ser los tubos de envío, los sobres de cartón, los estuches o los maletines.

Embalajes de plástico

Estos formatos ofrecen una alta protección del artículo ante los posibles daños ocasionados por el transporte.

Al mismo tiempo, los embalajes de plástico, reducen los costes de envío gracias a su ligereza.

Suelen ser muy utilizados en transportes logísticos de ida y vuelta, ya que se pueden manipular y reenviar las veces que sea necesario.

Por ejemplo, son muy utilizados en envíos internos de empresas o en entregas especializadas, como las de los supermercados.

Los contenedores de plásticos son un claro ejemplo de embalajes de plástico comunes. Son utilizados normalmente para enviar comida, aceites, alimentos, productos líquidos o de belleza.

Embalaje de madera

Es la opción perfecta para envíos pesados o a medida para aquellos productos que requieran de una protección especial.

Este tipo de embalaje de madera lo podemos encontrar en diferentes formatos como cajas de madera contrachapada, aros, cercos o palés de madera.

No olvides consultar con la empresa de encomienda de tu preferencia para más recomendaciones.

¡En siguientes artículos te damos recomendaciones específicas para embalar dependiendo del producto que desees enviar!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *